Cuaderno de Materiales
 ENSAYO
 

 

 

La Deuda Externa: Un freno al desarrollo de los Países Empobrecidos
Pedro Prieto y Nacho García

 

Es innegable que el mundo cada día se parece más a un gran mercado. Nunca como ahora los procesos económicos a escala mundial han tenido tanta repercusión en la vida de la gente y nunca como ahora la mayoría de la población ha tenido menos información y de peor calidad acerca de ellos. Uno de los mayores problemas económicos, más sangrante y con repercusiones en amplios sectores de la población mundial es el de la Deuda Externa. Miremos un poco hacía atrás... En 1973 los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cuadriplicaron el precio de este combustible obteniendo grandes beneficios que depositaron en los bancos comerciales. Los bancos, ante tal avalancha de dinero, que podía suponer un colapso económico, optaron por poner en práctica políticas de préstamos indiscriminados. Parte de estos préstamos, a intereses bajos pero variables, fueron a manos de gobiernos en vías de desarrollo, supuestamente para favorecer políticas que ayudaran a superar sus situaciones de atraso y miseria. Sin embargo, los gobiernos de estos países, muchos dictaduras militares, usaron gran parte de este dinero para armar hasta los dientes a ejércitos represivos y para favorecer a minorías privilegiadas, con lo que en vez de limarse las desigualdades la brecha entre ricos y pobres era cada vez mayor.

Tras este proceso de endeudamiento se produjeron una serie de cambios económicos con graves consecuencias. Por una parte los intereses de los préstamos subieron de manera espectacular para que Estados Unidos principalmente saliese de una grave crisis económica en la que se encontraba sumido. Por otro lado, las materias primas que tradicionalmente exportaban los países endeudados cada día eran peor pagadas por los países acreedores (que eran y son los que tienen el control absoluto sobre los precios). Los que subieron los intereses fueron los mismos que bajaron en el mercado internacional los precios de estos productos, con lo cual, cada vez había menos dinero para pagar una deuda que crecía por momentos. Comienza un círculo vicioso en el que los países endeudados piden nuevos préstamos a bancos privados, estados e instituciones internacionales para hacer frente a los intereses del dinero prestado. Sin embargo, la deuda no solo no disminuye sino que va aumentando año a año .

En 1982 la situación estalla y México anuncia que no puede pagar su deuda . Esta declaración suscita en la comunidad financiera internacional un enorme nerviosismo ante el temor de que otros países sigan los pasos de México. Es entonces cuando dos grandes instituciones financieras multilaterales, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (BM y FMI) comienzan a gestionar el pago de la Deuda, siempre bajo la filosofía de que el problema de la Deuda no era producto del sobreendeudamiento de estos países sino por su falta de liquidez. Aparecen entonces los Planes de Ajuste Estructural, que no son más que fuertes directrices económicas impuestas por el BM y el FMI que los países endeudados se ven forzados a aceptar: aumento de las exportaciones y disminución de las importaciones, recorte de gastos sociales, abolición de medidas económicas proteccionistas (lo cual favorece claramente a las grandes multinacionales de los países acreedores)... Estas "recetas económicas" no dejan de ser una forma encubierta de asegurarse la dependencia económica de los países endeudados y, en definitiva, una nueva forma de colonialismo.

Las consecuencias de la Deuda Externa en los países empobrecidos no se hicieron esperar: recorte de los gastos sociales (educación, sanidad,...) para reducir el déficit público, cierre de empresas locales que no pueden competir con las multinacionales de los países enriquecidos, reducciones de plantilla en empresas públicas debido a los recortes presupuestarios, falta de inversiones extranjeras ante la inestabilidad económica y como consecuencia directa freno del crecimiento del empleo, explotación indiscriminada de los recursos naturales como la madera, los minerales o un único producto agrícola ante la necesidad de los países endeudados de aumentar las exportaciones...

Ante esta situación, en la que se dan cita algunas de las contradicciones de nuestro sistema económico actual, cientos de organizaciones hemos unido esfuerzos para denunciar y aportar posibles soluciones al grave problema de la Deuda que condena a una realidad de miseria a millones de personas a la vez que alimenta la brecha entre unos pocos que viven tiempos de bonanza económica y muchos que no pueden acceder a los derechos más básicos (incluido el de la vida). En estos momentos existen dos campañas en marcha. Por un lado la campaña Deuda Externa, ¿Deuda Eterna? y por el otro la Consulta Social por la Abolición de la Deuda Externa . La primera lleva ya trabajando desde octubre de 1998 pidiendo la condonación de la Deuda vinculándola a proyectos de desarrollo humano y ha conseguido la recogida de un millón de firmas de apoyo en España.
La segunda es un movimiento ciudadano del que actualmente forman parte más de 800 colectivos y asociaciones de todo tipo (sin representación de partidos políticos); La Red Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa (RCADE). Este segundo movimiento parte de una iniciativa adoptada por el 0'7 en Lleida al hacer coincidir una consulta social por el tema de la deuda externa con las últimas elecciones municipales y europeas. Desde entonces se empieza a trabajar pensando en las elecciones generales del pasado 12 de Marzo. La coordinación de la red, entre tantos grupos de toda la geografía española y para una primera acción de este tipo, no ha sido una tarea fácil, pero desde luego está mereciendo la pena. Finalmente se cubrieron más de 500 localidades en todo el estado para intentar que todas las personas mayores de 16 años (con o sin papeles de residencia) pudiesen expresar su opinión respecto al tema de la Deuda externa. Con esto no solo se pretende presionar al gobierno para que de una vez por todas pase de las palabras huecas a los hechos , sino reclamar también el poder del pueblo a la hora de tomar decisiones y en definitiva un apunte hacia una democracia más auténtica que la que tenemos en la actualidad.
He dicho hace un momento "para intentar que todas .." porque eso fue precisamente lo que hicimos. La Junta Electoral Central (JEC) se empeñó en que ni siquiera lo intentásemos. La Junta Electoral Central es el órgano judicial que rige las elecciones basándose en los principios democráticos y en la constitución, y supuestamente siguiendo estos principios se posicionó en nuestra contra a falta de 4 días para la consulta, prohibiéndonos su realización, pero sin comunicárnoslo directamente. Aún así el 80% de las localidades decidieron salir a la calle con las urnas. El resto lo hicieron entre los días 18 y 19 de Marzo. La prohibición de la JEC pese a no desanimar a la mayoría si tuvo repercusiones negativas en muchas localidades, aunque no en todas. En concreto en Madrid (lugar que menciono por conocer mejor), salieron a la calle 300 mesas, y al final del día tan solo quedaban unas 60. El resto fueron retiradas o en algunos casos requisadas por la policía. Curiosamente la intervención policial tuvo lugar a la hora de comer, momento de menor afluencia a los colegios, y tras anunciarse en las noticias la normalidad con la que se estaba llevando a cabo la consulta social. No solo retiraron las urnas sino que llegaron a detener a un compañero por pedirle a un policía lo mismo que ellos le pidieron a casi todos los voluntarios; que se identificase. Fue vergonzosa la actuación de la JEC, que quedó muy lejos de defender los principios que se suponen la sustentan, aunque si defendió bien los poderes que la alimentan. Aún así se recogieron alrededor de 685.000 votos ese día en todo el estado, y si sumamos los conseguidos la semana siguiente nos situamos en el millón (más que algunos partidos políticos con representación parlamentaria). Con la lamentable actuación de las instituciones durante la supuesta "fiesta democrática" nos demuestran que vamos por el buen camino, nos reafirman en nuestras convicciones y en nuestras exigencias. Nos enseñan que no tenemos que aceptar la imagen benefactora que se nos vende desde el gobierno cuando se anuncian condonaciones parciales de deuda (maquilladas y con letra pequeña) a países afectados por catástrofes que empeoran más aún su situación. Porque no debemos olvidar que la abolición de la Deuda no es un acto de caridad ni de generosidad, sino de justicia. La Deuda es injusta porque personas sin recursos están pagando, y a muy alto precio, compromisos que ellos nunca asumieron y que no repercutieron en su beneficio. Es injusta porque nunca se va a poder pagar (dos décadas completas de refinanciamientos imposibles de cumplirse por parte de los países en desarrollo lo demuestran) Es injusta porque en realidad lo que se prestó ya ha sido devuelto cuatro veces (lo que actualmente se pagan son los intereses). Es injusta porque mina las posibilidades de futuro al impedir el acceso a la educación y obstaculizar el crecimiento económico de los países empobrecidos. Es injusta porque priva a la población más excluida de una sanidad digna. Es injusta por que repercute decisivamente en que los grandes desastres naturales los sufran de manera más trágica siempre los mismos (Mozambique se encuentra entre los 33 Países muy Pobres Altamente Endeudados (PPAE) pero este solo es el ejemplo de mayor actualidad. La lista es larga: Honduras , El Salvador, Guatemala, Venezuela....). Es injusta al fin porque condena al retraso, al sufrimiento y a la muerte a los que menos tienen.
El camino es largo. La abolición de la Deuda no es la solución del problema de fondo, sino solo un primer paso que nos debe llevar inevitablemente a la revisión del sistema económico internacional para pasar a un nuevo orden económico mundial más justo y solidario en un proceso en el que deben ser protagonistas tanto los países enriquecidos como los empobrecidos en un proceso transparente con participación de la sociedad civil.



 

     

[ otros ensayos ]      [ página principal ]

novedades en Cuaderno de Materiales