Cuaderno de Materiales
 ENSAYO
 

 

¿Tiene sentido una revolución en la sociedad actual?

Luis González    

    ¿Cuál es la situación actual de un país como España?. Se puede decir que una mayoría de la población tiene sus necesidades básicas cubiertas y que otro gran porcentaje de la misma puede permitirse un buen número de "caprichos". Además, las condiciones políticas presentan una buena dosis de teórica libertad, la cual es mucho más valorada si se compara con la de muchos otros países. En estas condiciones el grueso de la población está muy lejos de expresar el deseo de un cambio de sistema y, en cualquier caso, ese deseo, la mayoría de las veces, no pasa de ser una mera declaración de intenciones sin ningún ánimo de llevarlas a cabo si entrañan el más mínimo sacrificio personal. En estas condiciones uno se pregunta ¿no seré un idiota y estaré perdiendo el tiempo en lugar de aprovecharlo en cosas realmente útiles, como pasar cientos de horas delante de la televisión o emplear todo el resto de mi tiempo libre en salir a tomar copas?

Bueno, la respuesta puede venir de un análisis un poco más profundo de la realidad española, el cual es extensible, a grandes rasgos, a la mayoría de las sociedades de los países enriquecidos. Cuando he hablado de que las condiciones materiales de vida de la mayoría de la sociedad son satisfactorias no he dicho de toda la sociedad y eso es lo importante. No entiendo como se puede considerar que un país va bien, que un sistema es el adecuado, cuando genera, no como algo coyuntural sino de manera endémica, bolsas de población que sólo tienen oportunidad de acceder al subempleo (si lo consiguen), que quedan, en la práctica, fuera de los círculos educativos, que no pueden tener una calidad de vida digna por no poder comprar una vivienda ni tener medios para conseguir una alimentación adecuada, que, en definitiva se convierten desde su nacimiento, y sin muchas posibilidades reales de cambiar de estatus, en excluidos sociales. Además, este "género social" no está precisamente decreciendo sino todo lo contrario, no hay más que ver la evolución del paro en los últimos 10 años en Europa, las condiciones de trabajo que se están imponiendo para que las empresas puedan seguir siendo competitivas, la cantidad en aumento de los eufemísticamente llamados "sin techo".

Esto es en lo que concierne a los países enriquecidos, si hablamos de la realidad social de los empobrecidos el tema es mucho peor, las situaciones que en nuestro país se presentan para una minoría de la sociedad allí es lo "normal", solo que agravado por el hecho de que no poseen la caridad de ciertos grupos sociales y sus medios de autosuficiencia están siendo destrozados por las multinacionales.

No se si es que mi entorno social es especialmente extraño, pero no creo que los beneficiados en el sistema estén tampoco muy realizados personalmente. La empresa privada se caracteriza por generar puestos de trabajo agotadores y nada gratificantes que no permiten a la persona emplear su tiempo libre en otra cosa que vejetar y desconectar. De lo que conozco, los únicos empleados con un puesto de trabajo que ayuda a la realización personal son los tan criticados funcionarios, tanto por disponer de tiempo libre como por poder desarrollar su empleo sin presiones excesivas. Este cuerpo, en cualquier caso, está en clara vía de extinción.

Otra de las grandes ventajas, repetida en los medios de comunicación de masas hasta la saciedad, es la existencia de libertad. Sobre ese tema ya hablé en otro artículo y no voy a entrar mucho en éste; sólo decir que, en general, sólo se tiene libertad pare estar en el sistema, en cuanto te sales de él en algo que no sea la mera crítica eres machacado, sino que se lo pregunten al movimiento okupa o al ecologista cuando plantea medidas no asumidas por el sistema, por citar dos conocidos ejemplos.

Miro a mi alrededor y me doy cuenta, noticia que va a ser novedosa para muchos, que no estamos solos en este planeta, que formamos parte de una complejísima trama de interrelaciones dentro de un ecosistema y que, por triste que parezca, dependemos de ella para nuestra supervivencia. El actual sistema no permite la supervivencia del ser humano en el planeta Tierra más halla de una serie de años. Y esto no se puede arreglar poniendo meros parches en forma de leyes ecológicas o soluciones de corte científico, este tipo de medidas lo único que consiguen es retrasar el inevitable final. No nos engañemos, si en algún momento la humanidad vio peligrar su existencia es ahora.

Estas razones me suenan a redicho, pero no se si es que tendré una especial sensibilidad para este tipo de cosas, pero a mi no me dejan impasible, me crean una inquietud que me obliga a intentar solucionarlas. Así, que creo que existen causas suficientes para emprender una revolución social y que además esta es urgente. Otro debate es hacia donde debe ir esa revolución y como debe llevarse a cabo, mi punto de vista es que la forma de llevarlo a cabo es precisamente la alternativa, que se debe ir desmantelando el actual sistema mediante la creación de "espacios liberados" donde la forma de vida y de relación entre las personas se base en la igualdad, la solidaridad y la armonía con los ciclos naturales. De todas formas éste es otro tema y lo desarrollaré en otro artículo (dentro de mis posibilidades).


 

     

[ otros ensayos ]      [ página principal ]

novedades en Cuaderno de Materiales